Saltar al contenido principal

CEIS, centro de ensayos Innovación y servicios

Contacta con nosotros
Este campo es obligatorio
Este campo es obligatorio, introduce un email válido
Este campo es obligatorio
Este campo es obligatorio
Este campo es obligatorio

¿Qué son el SEER y el SCOP?

23-04-2024 Artículos | Ensayos de rendimiento energético

La eficiencia energética de los aparatos de aire acondicionado y bombas de calor viene caracterizada por el SEER, que es el coeficiente de eficiencia energética estacional para el modo refrigeración, y el SCOP, que es el coeficiente de rendimiento estacional para el modo calefacción. En CEIS llevamos más de 25 años caracterizando la eficiencia energética de muchos equipos HVAC, por lo que sabemos un par de cosas sobre las clasificaciones de rendimiento energético. En este artículo desgranaremos que son el SEER y el SCOP y por qué son importantes.

¿Por qué necesitamos SEER y SCOP?

Muchos productos están regulados para garantizar que o bien alcanzan unos valores de referencia específicos en lo que respecta su eficiencia o que no exceden un determinado consumo de energía. Desde sistemas de calefacción y refrigeración hasta ordenadores y secadoras, los aparatos que consumen energía se clasifican para ayudar a los consumidores en sus decisiones de compra sobre productos más eficientes y fomentar la competencia entre fabricantes para el desarrollo de productos más sostenibles.

La primera Directiva sobre diseño ecológico (2005/32/CE) tenía por objeto reducir el impacto ambiental de los productos relacionados con la energía (ErP). Esta directiva ha sido derogada por la directiva 2009/125/CE y posteriormente ha ido sufriendo sucesivas enmiendas (ver directiva 2012/27/EU).

Los productos utilizados para la climatización de espacios deben cumplir unos requisitos mínimos de eficiencia energética. Estos requisitos se adaptan a la naturaleza de cada producto, ocurriendo que, en el caso de los aparatos de aire acondicionado y bombas de calor, el rendimiento de los equipos es muy variable en función de factores externos como la temperatura ambiente exterior o la condición de carga que se requiere al equipo, esto es, si se le está demandando más, o menos potencia de calefacción o refrigeración.

SEER y SCOP tienen en cuenta esos y otros factores. Se obtienen mediante ensayos normalizados en condiciones que tienen en cuenta los cambios de temperatura que se producen a lo largo de un año tipo. Al estar las condiciones de los ensayos normalizadas de acuerdo con la reglamentación vigente, ensayar facilita al fabricante cumplir con la legislación y se facilita al usuario un medio sencillo de comparación directa de la eficiencia entre distintos equipos.

¿Qué es el coeficiente de eficiencia energética estacional (SEER)?

El SEER es el factor de eficiencia energética estacional, y mide como de eficiente es un equipo de aire acondicionado o enfriadora de líquido, en el transporte de energía desde un espacio interior a un espacio exterior. En otras palabras, como de eficiente es mientras enfría una estancia. Es una evolución del factor de Eficiencia Energética (EER), cuyo objetivo es reflejar de manera más adecuada el uso de un equipo a lo largo de un año. Mientras que el EER proporciona el rendimiento a una temperatura exterior de 35ºC, el SEER tiene en cuenta que la demanda de refrigeración no es la mismo a lo largo de todo el año y, por tanto, reproduce el uso estacional de los equipos de climatización.

¿Cómo se calcula el SEER?

Para estimar el consumo de energía de equipo funcionando en modo refrigeración a lo largo de la estación cálida (normalizada a partir de estadísticos del clima de Atenas), se realizan pruebas de rendimiento a cuatro temperaturas exteriores distintas, manteniendo siempre 27ºC en el espacio interior.

La norma EN 14825 define la metodología de ensayo y explica el proceso de cálculo que consiste en interpolar los datos de rendimiento de los equipos para todas las diferentes temperaturas exteriores que más comúnmente ocurren durante la estación, a partir de los cuatro ensayos de rendimiento.

Estos rendimientos medidos e interpolados se ponderan y combinan con algunos otros ensayos resultados de ensayo como el de consumo de energía en reposo o corte por termostato, para finalmente ofrecer un único valor para el SEER del equipo.

Los cuatro ensayos de rendimiento que se realizan corresponden a distintas temperaturas exteriores y a porcentajes de carga (potencia frigorífica entregada por el equipo con respecto a su nominal) que van desde el 100% de carga del equipo hasta el 21%, cuando la temperatura exterior es más suave (20ºC)

 Carga100%74%47%21%
Temperatura exterior35oC30oC25oC20oC
Temperatura interior27°C
Tabla 1. Condiciones de carga y temperatura exterior (SEER)

El SEER se calcula dividiendo la demanda de frío total a lo largo de estación cálida en kWh entre la energía eléctrica consumida, también en kWh.

¿Qué valor de SEER es mejor?

Mejor cuanto más alto.

Cuanto mayor sea el valor de SEER, mayor es la eficiencia de un equipo. De esta manera el SEER proporciona una forma sencilla de clasificación del rendimiento basada en un solo número. A continuación, se ofrece un ejemplo de clasificación SEER para equipos aire-aire de menos de 12 kW:

 Clase de eficiencia energética SEER
 A+++ SEER ≥ 8,50
 A++ 6,10 ≤ SEER < 8,50
 A+ 5,60 ≤ SEER < 6,10
 A 5,10 ≤ SEER < 5,60
 B 4,60 ≤ SEER < 5,10
 C 4,10 ≤ SEER < 4,60
 D 3,60 ≤ SEER < 4,10
 E 3,10 ≤ SEER < 3,60
 F 2,60 ≤ SEER < 3,10
 G SEER < 2,60
Tabla 2. Clase de eficiencia energética en función del SEER

¿Qué es el coeficiente de rendimiento estacional (SCOP)?

El SCOP, o coeficiente global de rendimiento, se utiliza para medir la eficiencia de calefacción de las bombas de calor. Es una evolución del Coeficiente de Rendimiento (COP), cuyo objetivo es reflejar el comportamiento de un sistema a lo largo de la estación fría. Mientras que el COP indica la eficiencia de la bomba de calor en un punto determinado (a +7ºC de temperatura exterior), el SCOP tiene en cuenta que las necesidades de calefacción a los largo de un día/año, cambian. El SCOP reproduce su empleo estacional y con un solo número permite caracterizar el rendimiento de la bomba de calor para toda una estación.

¿Cómo se calcula el SCOP?

El SCOP se calcula de forma muy similar al SEER, pero con dos diferencias fundamentales. La primera es que se puede calcular el SCOP para tres zonas climáticas diferentes y basadas en la climatología de Estrasburgo, Helsinki y Atenas, que representan el clima medio, frío y cálido. Dado que los tres climas experimentan temperaturas invernales muy diferentes, esto sirve de ayuda para comprender cómo se comporta una bomba de calor en un entorno dado.

De nuevo, es la norma EN 14825 la que define la metodología de ensayo y el proceso de cálculo hasta llegar al SCOP. La eficiencia energética se calcula a partir de medidas en seis temperaturas exteriores y condiciones de carga para el clima medio), siete para el frio y cinco para el cálido. Se combinan esas medidas con datos interpolados de rendimiento y medidas de consumo de energía en reposo, corte por termostato, etc., y se obtiene un único valor de SCOP para la una zona climática. En la reglamentación, resulta obligatorio declarar el SCOP al menos para zona de clima medio.

Carga100%88%54%35%15%
 Temperatura exterior-10°C-7oC2oC7oC12oC
 Temperatura interior20oC
Tabla 3. Condiciones de carga y temperatura exterior (SCOP)

El SCOP se obtiene dividiendo la demanda total de calor a lo largo de la estación fría en kWh, entre energía eléctrica utilizada por el equipo, también en kWh.

¿Cuál es un buen valor de SCOP?

Cuanto más alto, mejor.

Al igual que el SEER, cuanto mayor sea el valor de SCOP, mayor es el rendimiento y mejor la clasificación de rendimiento energético. Los valores de SCOP no son tan altos como los de SEER, debido a que en modo calefacción se consume más energía que en modo refrigeración y no se llega a la misma eficiencia. Por lo tanto, si se requieren sistemas con mayor demanda de calefacción que de refrigeración, se debe dar más peso a la clasificación SCOP a la hora de seleccionar un sistema. A continuación, se da un ejemplo de clasificación SCOP para equipos aire-aire de menos de 12 kW:

 Clase de eficiencia energética SCOP
 A+++ SCOP ≥ 5,10
 A++ 4,60 ≤ SCOP < 5,10
 A+ 4,00 ≤SCOP < 4,60
 A 3,40 ≤ SCOP < 4,00
 B 3,10 ≤ SCOP < 3,40
 C 2,80 ≤ SCOP < 3,10
 D 2,50 ≤ SCOP < 2,80
 E 2,20 ≤ SCOP < 2,50
 F 1,90 ≤ SCOP < 2,20
 G SCOP < 1,90
Tabla 4. Clase de eficiencia energética en función del SCOP

¿Mi sistema instalado alcanzará los valores SEER y SCOP que declara el fabricante?

La respuesta es sencilla, no, pero con matices. Tu sistema puede funcionar igual, mejor o peor de lo que indica el fabricante.

El SEER y el SCOP dan una buena indicación del comportamiento estacional del equipo a lo largo de todo un año, asumiendo un uso normalizado y con propósito de comparación entre distintos equipos, y para facilitar al legislador datos aproximados que permitan modular las políticas orientadas a la reducción del consumo de energía. Que un equipo funcione mejor o peor en uso real, depende de varios factores. Puede ocurrir que un equipo alcance rendimientos inferiores, iguales y también superiores a los declarados por el fabricante en el etiquetado energético. Estos factores son:

  • La calificación energética del edificio a climatizar
  • Las condiciones de instalación del equipo
  • La correcta selección de la potencia de diseño del equipo en base a la necesidad real del usuario y condiciones particulares del edificio
  • El correcto mantenimiento de la instalación
  • La temperatura de confort seleccionada por el usuario
  • La climatología

Conclusión

En conclusión, el SEER y el SCOP son indicadores fundamentales de eficiencia energética para sistemas de aire acondicionado y bombas de calor en la Unión Europea. Estos coeficientes permiten a los consumidores comparar fácilmente el rendimiento de diferentes equipos y fomentan la competencia entre fabricantes para desarrollar productos más sostenibles.

Sin embargo, es crucial tener en cuenta que, aunque los valores declarados por los fabricantes proporcionan una estimación general del rendimiento, el funcionamiento real de un sistema puede variar a peor o a mejor, según factores como la calificación energética del edificio, las condiciones de instalación, el mantenimiento adecuado, climatología y por supuesto, el uso. Comprender y considerar estos aspectos es esencial para tomar decisiones informadas y promover la eficiencia energética en la práctica.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies